Anna Comet

Punto final a una temporada demasiado excepcional

Comet hace una parada de 3 semanas antes de iniciar la pretemporada 2021

La temporada de los retos

2019 fue el año del regreso a la competición después de dar a luz a su primer hijo. La temporada 2020 se presentaba ilusionante, motivadora y llena de nuevos retos. El calendario 2020 estaba estructurado en dos partes, la primera parte tenía dos maratones clasificatorias para el Campeonato del Mundo 2020 (que se iba a disputar en las Islas Canarias, Haría Extremo en noviembre), junto con Marathon des Sables, un objetivo muy ambicioso.

El primer maratón fue a Transgrancanaria el 7 de marzo, donde Anna se impuso con solvencia. La pandemia mundial paró aquí el calendario, y atrás quedaron Marathon des Sables, y Transvulcania, los otros dos grandes objetivos de la primera parte de la temporada.

La segunda parte de la temporada de la atleta incluía la Olla de Núria, la UTMB Val de Aran, y la Transalpine Run. Pero estas también quedaron suspendidas o aplazadas.

Así pues la que debía ser la temporada de los retos deportivos se convirtió en la temporada de los cambios constantes, de adaptar el calendario a las posibilidades. No tener un calendario fijado y la necesidad de modificarlo con frecuencia supone un gran inconveniente en el momento de programar los entrenamientos.

Cadena de lesiones

La temporada se inició con carreras de corta distancia locales donde consiguió las victorias de Trail Rocacorba y Montserrat Skyrace.

La imponente victoria en Transgrancanaria fue la última prueba de la temporada, después de eso vinieron 6 meses de entrenamiento. En una primera fase y durante el confinamiento la atleta hizo mucho trabajo en la cinta, en la bici y mucho trabajo de fuerza.

La vuelta a los entrenamientos en el exterior fue progresiva, pautada y regulada, pero resultaron inevitables una serie de lesiones que se encadenaron desde mayo y de las que no está aún recuperada.

Dureza emocional

La crisis sanitaria vivida ha supuesto una gran carga emocional para cada uno de nosotros, y la atleta no ha estado exenta. Las complicaciones familiares, la falta de objetivos competitivos y la repetición en los entrenamientos, han sido alguno de los condicionantes que han hecho que esta temporada tenga más que nunca una carga emocional importante.

Cerrando temporada en Francia

Tras seis meses sin competición llegaron las pruebas en Francia, unas competiciones motivadoras y exigentes, con un gran cartel de participantes que marcarían un ritmo de carrera exigente.

Con sólo dos semanas de descanso entre la primera carrera, Échappée Belle donde consiguió una excelente 2ª posición femenina y 8ª general, Comet corrió la última prueba de la temporada 2020 en el Ultra Trail Côte d’Azur Mercantour, donde subió al segundo cajón del podio femenino, siendo 8ª general en una prueba con un alto nivel competitivo.

Pretemporada 2021

Con la voluntad de recargar depósitos y de rehacer las lesiones que se han encadenado desde mayo, el atleta parará ahora durante tres semanas.

Pasado este periodo iniciará de nuevo los entrenamientos pensando en la temporada 2021 que no tiene del todo definida a consecuencia de la crisis sanitaria que gobierna actualmente.

Las competiciones de esta pretemporada serán de cross, una disciplina en la que Comet disfruta compitiendo por la explosividad que suponen. Pasada esta primera parte, en diciembre, Comet prevé estar preparada para participar en alguna carrera de montaña.

Libro y documental aplazados el 2021

El gran objetivo del 2020 era la Marathon des Sables, un proyecto que se gestó a la vez que el hijo del atleta. La participación en la prueba más exigente del mundo iba más allá de una simple carrera, era un proyecto que incluía también un documental y un libro donde se narra todo el proceso desde el embarazo hasta la Marthon des Sables.

Con el aplazamiento de la asistencia a abril 2021, se posponen consecuentemente la publicación del documental y del libro.

Compartir: